Colaboración y Bienestar

02 de septiembre, 2021

En el blog de Perceptio, en el artículo La Organización Inteligente, hablamos de los propósitos como componentes importantes en la toma decisiones.

Perceptio tiene como propósito superior contribuir al bienestar de sus clientes, colaboradores y aliados.

El bienestar es un estado en el que alguien tiene lo que quiere o dispone de los medios para conseguirlo, en otras palabras, una persona u organización goza de bienestar cuando consigue sus propósitos o está en un camino correcto para lograrlos. Por tanto, contribuir al bienestar de alguien es proporcionarle medios que faciliten la consecución de sus metas.

Igual que la inteligencia, el bienestar es un concepto tanto individual como grupal. Cuando una organización tiene bien establecidas sus metas comunes y aprende a operar conjuntamente para lograrlas, es más probable que cada individuo tenga bienestar, ya que el trabajo en equipo disminuye el esfuerzo que cada persona tendría que hacer separadamente para conseguirlas. Por esta razón, cada individuo debería procurar el bienestar de cada persona con la que interactúa, esto aumenta la probabilidad de que todos consigan sus objetivos.

 Lo anterior lleva a pensar que, en una organización, al menos internamente, debería reducirse al mínimo la competencia por los recursos. Si en un equipo dos individuos compiten, es poco probable que ambos ganen. Lo que suele ocurrir es que uno de ellos, o incluso ambos, no pueda alcanzar sus metas porque los recursos son limitados, es decir, al menos una persona podría no tener bienestar. Puede parecer utópico, pero creemos que es posible, y provechoso, sustituir la competencia interna por la colaboración.

El trabajo en equipo, o colaboración, es un concepto ampliamente difundido en las organizaciones. Infortunadamente, es frecuente que este concepto quede desvirtuado, convirtiéndose solamente en un acuerdo de ayudas mutuas. Colaborar es trabajar juntos en la realización de un fin. Sin embargo, para que la colaboración sea eficaz, no es suficiente que dicho fin sea visto como la tarea de alguien más a quien estoy ayudando.

El sentido colaborativo que queremos para Perceptio implica, entre otras cosas, que los fines sean comunes y que las acciones que se ejecuten para alcanzarlos sean distribuidas de manera óptima, de lo contrario puede ocurrir una “sobrecarga colaborativa”. Véase https://factorhuma.org/es/actualitat/noticias/12171-collaborative-overload-sobrecarga-colaborativa el cual es una traducción al español del artículo de Harvard Business Review https://hbr.org/2016/01/collaborative-overload del año 2016.

El bienestar de una comunidad garantiza el de cada uno de sus individuos, pero no a la inversa. En el ejemplo del equipo de fútbol, citado en el artículo La Organización Inteligente, el objetivo individual del arquero (o del delantero) no garantiza que se consiga el propósito colectivo, que es obtener la victoria, pero si el equipo gana, ganan todos los jugadores.

Una modificación de este ejemplo nos sirve para ilustrar que la colaboración rinde mejores frutos que la competencia interna. Supongamos que dos delanteros del mismo equipo compiten por el título de “Goleador del Torneo”, y que ambos ponen este objetivo por encima de los intereses grupales. Esto provoca que cada uno de ellos prefiera disparar al arco que hacer un pase a su compañero-rival, aunque éste se encuentre en mejor posición para anotar, desperdiciando así valiosas oportunidades de ganar el partido. Por el contrario, entregar el balón a quien está mejor ubicado, aumenta significativamente la probabilidad de convertir el gol, y todos ganan. Es por esto que, en el fútbol profesional moderno, tiende a reconocerse tanto a quien realiza el pase como al que anota.

En el ámbito empresarial, las situaciones podrían ser más complejas que las presentadas en estos sencillos ejemplos tomados del deporte. Sin embargo, el principio es válido y aplicable en cualquier entorno. Todo comienza con una transformación mental de los individuos, cuando comprenden que es más eficiente formar comunidades con propósitos compartidos, y operar de manera sistémica para conseguirlos, que intentar hacerlo aisladamente. Esta transformación individual va cambiando paulatinamente la organización como un todo.

En el siguiente enlace encontrarás unas interesantes conclusiones obtenidas en un experimento de psicología social que compara la colaboración con la competencia interna: https://explorable.com/es/negociacion-interpersonal.

Por todo lo anterior, lo recomendable para las organizaciones es encaminarse a practicar la cultura de la colaboración en lugar de la competencia interna; de esta manera puede resultar más fácil lograr los propósitos, tanto individuales como organizacionales.

En el artículo La Organización Inteligente, hablamos de la unificación de valores como requisito para lograr las metas comunes. Este es un paso importante que debemos dar en el camino a ser una organización más inteligente, mediante el modelo colaborativo. Uno de los valores esenciales en una comunidad es el compromiso que cada miembro adquiere con el grupo. El cumplir nuestros compromisos en los equipos a los que pertenezcamos, va a generar la confianza para el trabajo colaborativo que será la base del bienestar de la comunidad Perceptio.

Uno de nuestros pilares en Perceptio es el trabajo en equipo, el cual a lo largo del tiempo hemos venido fortaleciendo y queremos seguir haciéndolo, porque como mencionamos, Perceptio tiene como propósito superior contribuir al bienestar de sus clientes, colaboradores y aliados.

Julio cesar Medina A

Perfil Linkedin: https://www.linkedin.com/in/juliomedinaarboleda/

 

Síguenos en nuestras redes sociales:

Para nuestros colaboradores